Volver a inicio

Instituto Virgen Inmaculada

Villa Soldati, Ciudad de Buenos Aires
Nivel Secundario-Gestión Privada

Esta Escuela Católica ha sido fundada recientemente, como parte de los esfuerzos iniciados por el entonces Arzobispo Bergoglio para proveer sacerdotes, iglesias y escuelas a los barrios más necesitados ("villas") de la ciudad.
A través del presente proyecto los/las estudiantes de 3ero y 4to año del Instituto Virgen Inmaculada abordaron una problemática en torno a las formas de comunicación de ideas e imágenes referentes a la vida y las prácticas de quienes habitan el barrio. Resulta patente observar que los medios masivos de comunicación a través de noticieros, programas de periodismo, incluso telenovelas y diversos formatos de ficción instalan y profundizan constantemente estereotipos sociales en relación al modo de ser, vivir, trabajar, estudiar, habitar que tienen los/las vecinos/as de barrios llamados villas de emergencia o villas, sin más. Los/las villeros/as se encuentran asociados en dichos medios de comunicación con el delito, la droga, el desempleo, la pobreza como menoscabo o minusvaloración de la vida. Por el contrario desde y en la escuela se quiere construir modos de pensamiento, reflexión, generación de ideas y formas de comunicación de las mismas que permitan apropiarse de dichas temáticas para mostrar otras caras de los barrios, en este caso del “Ramón Carrillo”, donde está situada la escuela y la comunidad educativa. En este sentido, los protagonistas del proyecto hacen una conquista importante, que está vinculada a la recuperación de una narrativa desestigmatizada descolonializada, lejos de los lugares comunes y del sentido común; en definitiva, una narrativa propia.
El proyecto se desarrolló en tres instancias marcadas: partiendo de un análisis de materiales audio-visuales, de radio, periodismo gráfico, etc., se hizo un diagnóstico de situación sobre los estereotipos sociales que se difunden respecto de quienes habitan el barrio. Parte del diagnóstico implicó una reflexión y una toma de postura sobre esos mismos estereotipos, instalando una primera pauta de protagonismo por parte de los estudiantes.
Luego se prosiguió por la construcción de formas audio-visuales de comunicación de ideas e imágenes que pongan en cuestión estos estereotipos. Naturalmente, el propósito fundamental de esta instancia es hacer llegar estas producciones a la comunidad barrial, y para ello se decidió organizar un festival barrial y la rotación por festivales en la Capital Federal y/o regionales.
Éste fue un momento crucial en el proyecto: a partir de entonces se comenzó a pensar la elaboración de un cortometraje que los estudiantes crearon y produjeron. Desde el guión y la puesta en común de ideas para construir una historia hasta la filmación, actuación, producción y post-producción del mismo.
Finalmente, hubo un tercer momento, en el que se hicieron proyecciones del cortometraje “El despertar”, del que participó la comunidad educativa, barrial y las familias de los estudiantes. En estas proyecciones se desarrollaron debates en torno a las ideas y problemáticas que plantea el cortometraje.
Dicho proyecto fue presentado en la misma ocasión, tanto en diciembre 2017 como en abril de 2018, dentro de la institución. Además, fue presentado en el marco del Festival EPA de Cine Independiente, organizado por la Universidad Nacional de Tres de Febrero a través del Proyecto Cine y Ciudadanía. En todas estas instancias, los protagonistas del proyecto participaron de un debate con la comunidad (escolar, barrial y familiar) sobre los problemas planteados por la pieza pero, además, expusieron cuáles fueron los procedimientos que utilizaron para la realización de la misma: cómo pensar un guión, un cuadro o una acción de manera colectiva, cuál es el horizonte tanto del proyecto como de cada uno de sus protagonistas.
En el marco de su participación en el segundo año del Programa de Apoyo, la institución sigue construyendo su identidad al mismo tiempo que busca reflejar esta construcción en su comunidad -de orígenes y conformación muy diversos-, para ayudar a una mayor convivencia y a lograr la conciencia de la importancia de una identidad propia. En barrio se juntan y ensamblan sus tradiciones y géneros musicales: sus canciones típicas, y la propia música con la que forman géneros hibridados y múltiples, tanto chamamé y folclore, como cumbia, rap, hip hop, etc., todos ellos suenan en cada esquina del barrio. A partir de una demanda muy marcada por parte de sus alumnos, la institución decidió cambiar radicalmente el enfoque y la disciplina sobre la cual trabajar ya que vieron que a las chicas y chicos del “Virgen Inmaculada” les apasiona la música desde un lugar identitario, fundacional y fundamental.
Puesto que forma parte vital de la vida y de las prácticas cotidianas de quienes habitan el barrio (los/las vecinos) desde y en la escuela se pretende construir modos de difusión y formación musical, reflexión, apropiación de ideas y formas de creación, producción y comunicación de las mismas para también visibilizar y difundir -desde y para la comunidad- la identidad de “Ramón Carrillo” (el carnaval, las fiestas religiosas populares, la participación vital de la música en la misa de la parroquia Virgen Inmaculada, donde está situada la escuela y la comunidad educativa).
El 25 de abril de 2019 se realizó la Jornada de Capacitación Presencial en dos turnos para 15 personas entre el directivo, los docentes y estudiantes. En el primer año, el 19 de octubre de 2017 se realizó la primera Capacitación Presencial y el 4 de abril y el 27 de junio 2018 se realizó la Jornada de Asistencia Técnica (en dos etapas).